Vulcanización

Portada » Autoclaves » VULCANIZACIÓN

THE MOST ADVANCED TECHNOLOGY

AUTOCLAVES

Los autoclaves Olmar ATV para vulcanización se utilizan principalmente en la industria del caucho, aunque también están presentes en procesos de consolidación de otros materiales como el acero o el plástico.

El uso de estos autoclaves está muy extendido en diversos sectores como el del automóvil (principalmente relacionado con la vulcanizado de neumáticos), la industria naval (fabricación de defensas y accesorios), el diseño de rodillos y cintas transportadoras o el vulcanizado de elementos complementarios (tubos, mangueras, juntas, etc.). Esta gran variedad de mercados hace que los autoclaves Olmar ATV para vulcanización sean uno de los equipos más demandados tanto a nivel nacional como internacional.

Todo el proceso se realiza de forma totalmente automática gracias al nuevo software Olmar OCS, desarrollado íntegramente por ingenieros de Olmar y que permite controlar, estudiar y actuar sobre todas las variables del ciclo en tiempo real. Este moderno sistema garantiza un resultado final óptimo, permitiendo además desarrollar distintos programas de trabajo, seguimiento y control ajustados a las distintas necesidades de cada cliente.

Su título va aquí

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

DESCARGAR CATÁLOGO



    According to current Personal Data Protection regulations, the responsible for processing your data is INDUSTRIAL OLMAR, SA. Your data will be processed for the purpose of sending you the bulletin issued by our entity or the news and services that may be of interest to you. You can consult more information in the Privacy Policy of our website.

    Void

    Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

    MÁS INFORMACIÓN

    PRODUCTOS / AUTOCLAVE PARA VULCANIZACIÓN DE CAUCHO / GOMA / AUTOCLAVES Y CAUCHO / GOMA

    El uso del caucho vulcanizado en las industrias más tecnológicamente avanzadas se ha generalizado a lo largo de los últimos años, pasando de un descubrimiento accidental a una industrialización sin precedentes en el sector automovilístico a comienzos del siglo XX.

    Repasemos brevemente su historia: durante una noche de 1839, Charles Goodyear dejó caucho natural mezclado con azufre en una placa caliente; a la mañana siguiente, dicho caucho se había convertido en goma elástica, habiendo realizado el primer ciclo de curado de caucho de la historia. Dicho proceso fue patentado por el Sr. Goodyear en el año 1843 (pero también por el Sr. Thomas Cook en el Reino Unido, originando distintas teorías acerca de su invención).

    Dado que el calor y el azufre se habían relacionado con el dios Vulcano, dicho proceso pasó a llamarse vulcanización.

    Ilustración 1La fragua de Vulcano (D. Velázquez)

    La vulcanización en autoclave es un proceso químico aplicado al caucho y otros compuestos naturales con propiedades elastoméricas, que permite aumentar su elasticidad y disminuir su plasticidad, mejorando así sus propiedades mecánicas, físicas y de rendimiento tales como su dureza, viscosidad y resistencia (principalmente a la tracción y a la intemperie).

    Los autoclaves para vulcanización Olmar (ATV) permiten acelerar estos procesos, permitiendo convertir de manera segura y óptima el caucho natural y el plástico (caucho sintético) en piezas y productos curados.

    Con aplicación en infinidad de sectores y procesos industriales, el crecimiento exponencial del del caucho curado en autoclave se encuentra principalmente determinado por su uso en:

    • El recubrimiento y la reparación de neumáticos para vehículos pesados, tales como camiones y vehículos todoterreno (OTR – Off Road Tires)
    • El recubrimiento y la reparación de cubiertas de neumáticos para vehículos de pasajeros (SBR – caucho estireno butadieno)
    • El recubrimientos de rodillos en cintas transportadoras
    • El recubrimiento de rodillos en imprentas
    • La fabricación de burletes de goma para la automoción, la industria aeronáutica y la naviera, manguitos de radiador, cables y capuchones de bujía (Caucho EPDM)
    • Aplicaciones eléctricas tales como el aislamiento de cables de alta tensión
    • El revestimiento de cables de alta temperatura
    • La fabricación de mangueras y mangas de goma de baja, media y alta presión
    • La fabricación de cubiertas protectoras de goma en las que la resistencia térmica al ozono, a la intemperie, a sustancias químicas corrosivas o aceites son propiedades esenciales.
    • El curado de sellos y juntas (O-rings)
    • Otros como alfombrillas, botas, etc.

    Estos productos, mejorados gracias al proceso de tratamiento en autoclave, serán utilizados en condiciones abrasivas y/o en ambientes extremadamente corrosivos, longrándose de esta manera aumentar su ciclo de vida y mejorar su rendimiento. Por lo general,  este resultado no se puede alcanzar mediante un moldeo por compresión estándar basado en prensa.

    Los autoclaves para vulcanización de caucho fabricados por Olmar (denominados “ATV”) destacan no sólo por su alto nivel de desarrollo tecnológico, sino por su fiabilidad y durabilidad, que garantizan el mejor funcionamiento y los mayores niveles de eficiencia durante toda su vida útil. La aplicación del caucho en elementos de fabricación cada vez más críticos ha traído consigo un aumento exponencial en la exigencia de los test de control, fatiga y medida de estos equipos. Sólo los autoclaves más avanzados son capaces de garantizar los niveles de homogeneidad y los ciclos demandados por la industria, por lo que resulta cada vez más importante la inversión en I+D y la constante mejora de los mismos.

    En este sentido, desde el inicio de su actividad dentro de este sector (la empresa tuvo la representación de Uniroyal para España durante más de 15 años en la década de los 70), Olmar dedica una gran parte de sus recursos en I+D a la investigación de las posibilidades de estos nuevos materiales, siendo una compañía de referencia a nivel nacional e internacional en su estudio y aplicación industrial.

     

    CICLO PARA VULCANIZACIÓN DE CAUCHO

    Como hemos indicado, el caucho es básicamente un elastómero que puede ser de origen natural o sintético (realizado en petroquímicas por síntesis química), y que posteriormente se vulcaniza en un autoclave para la mejora de sus propiedades físicas y estructurales.

    En un ciclo estándar, una vez introducido en el autoclave, el caucho debe alcanzar  una temperatura de 170ºC (350ºF) y una presión de 6 BarG (90 psi), permaneciendo a esa temperatura y presión durante un tiempo preestablecido. Estas condiciones podrán variar en función del tipo de caucho y su aplicación.

    Es esencial definir correctamente con el proveedor el tiempo máximo en el que queremos alcanzar esas condiciones de temperatura y presión, optimizando así la productividad que esperamos de nuestro autoclave. Estos datos son esenciales  a la hora de comparar y alinear diferentes equipos y elegir el más adecuado para nuestro proceso.

    La variedad de ciclos existentes para la vulcanización del caucho conlleva la existencia de una gran cantidad de tipos de autoclaves diferentes en lo relativo a:

    • Dimensiones: Olmar ofrece autoclaves con un diámetro Ø útil desde 500 mm. a 10,000 mm. , y longitudes de 1,000 mm. a 60,000 mm.
    • Temperaturas y presiones máximas de trabajo (hasta 482ºF) y 21 BarG (300 psi)
    • Materiales: acero al carbono, acero inoxidable o combinación de materiales disimilares
    • Disposición: horizontal o vertical

    Las fases más habituales a seguir durante un ciclo de vulcanizado son las siguientes:

    1 | Calentamiento y presurización

    Los medios de calentamiento y presurización a utilizar en el interior del autoclave están condicionados por la naturaleza del caucho a vulcanizar y su finalidad, existiendo cuatro modalidades principales:

    • Vapor directo: mediante la introducción directa de vapor saturado a la cámara del autoclave (Olmar también es un fabricante de referencia de calderas de vapor, con más de 1000 referencias en el mundo y >75 años de experiencia)
      • En estos ciclos, la presurización puede ser correlativa a la temperatura del vapor, o realizada de manera independiente mediante la introducción de aire comprimido.
    • Calentamiento indirecto mediante la introducción de vapor o aceite térmico en un intercambiador situado dentro del autoclave, recirculando el aire caliente interior mediante una turbina y su motor.
      • En este caso, la presurización se realiza de manera independiente mediante la introducción de aire comprimido en el autoclave.
      • El uso de aire caliente en lugar de vapor permite evitar el contacto directo del caucho con el vapor, minimizando infiltraciones de humedad y logrando así una mayor adherencia del caucho vulcanizado.
    • Calentamiento indirecto mediante resistencias eléctricas, recirculando el aire interior del autoclave mediante una turbina y su motor.
      • En este caso, la presurización se realiza de manera independiente mediante la introducción de aire comprimido en el autoclave.
      • El uso de aire caliente en lugar de vapor permite evitar el contacto directo del caucho con el vapor, minimizando infiltraciones de humedad y logrando así una mayor adherencia del caucho vulcanizado.
    • Calentamiento mixto con vapor directo | indirecto: Un autoclave desarrollado por Olmar para poder trabajar con lo mejor de ambas tecnologías en cada momento, según necesidades.

     

    2 | Fase de estabilización

    Una vez alcanzadas dichas condiciones objetivo (temperatura y presión de trabajo), deberemos mantenerlas durante el tiempo mínimo establecido durante la fase de estabilización, que se realiza de manera totalmente automática gracias al sistema de control OCS (Olmar Control System) equipado con tecnología PLC Siemens o Allen Bradley.

     

    3 | Enfriamiento

    Al igual que en la fase de calentamiento, los medios de enfriamiento y despresurización a utilizar en el interior del autoclave están condicionados por la naturaleza del caucho a vulcanizar y su finalidad, existiendo tres modalidades principales:

    • Enfriamiento natural: el autoclave se enfría de manera natural a medida que se extrae el vapor de su interior.
      • En algunos casos, es necesario compensar esa despresurización mediante la introducción de aire comprimido para garantizar un acabado óptimo del producto.
    • Enfriamiento mediante ducha o spray: el autoclave se enfría mediante agua introducida desde la parte superior del autoclave y rociada sobre el producto mediante ducha o spray.
    • Enfriamiento indirecto: este sistema se basa en la introducción de agua fría en un intercambiador situado dentro del autoclave, recirculando mediante una turbina y su motor el aire en el interior del equipo.

     

    TIPOS DE CICLOS PARA VULCANIZACIÓN DE NEUMÁTICOS

    1| Mediante vapor directo

    Una vez cargado el autoclave, se introduce el vapor saturado a presión sometiendo a los neumáticos a las condiciones de temperatura y presión programadas.

    2| Mediante calentamiento indirecto

    En este tipo de ciclo, cada neumático está enfundado en un «envelope” (cubierta de caucho) que a su vez posee una válvula por la que es posible introducir aire comprimido para presionar el mismo.

    Una vez cargado el autoclave, se conectan las mangueras a los envelopes para poder aportarles presión durante el ciclo.

    Como hemos explicado anteriormente, en este caso el aire caliente se obtiene a través de la recirculación de vapor o aceite térmico en un intercambiador, o también mediante resistencias eléctricas. A medida que aumenta la temperatura interior hasta 125ºC  (290ºF), se inflan los envelopes que llevan dentro los neumáticos y se introduce presión al autoclave (con una diferencia de 2.1 BarG (30psi), hasta que la cámara llega a una presión de 5,5 BarG (80 psi) y los neumáticos a 8 BarG (115 psi).

    En ese momento se presuriza el envelope que cubre el neumático hasta 4,2 BarG (60 psi); esta presión se denomina generalmente “tercera presión” y garantiza un pegado óptimo y mejor acabado del neumático.

    Esta parte del proceso suele tener una duración aproximada de 120 a 150 minutos.

    Una vez finalizadas las etapas anteriores, se procede a despresurizar en el orden siguiente:

    • Tercera presión
    • Presión del neumático
    • Presión del autoclave

     

    EL AUTOCLAVE “INTELIGENTE”, UN SOFTWARE DE CONTROL REVOLUCIONARIO

    La precisión y la fiabilidad son factores fundamentales dentro de los procesos de fabricación del caucho. Debido a los altos niveles de exigencia de los sectores del automóvil y de la construcción, es necesario realizar un seguimiento y control exhaustivos de todos los procesos que tienen lugar dentro del autoclave. En este sentido, Olmar ha desarrollado el software más avanzado del mundo para autoclaves de vulcanización de caucho, cumpliendo así con sus objetivos de digitalización y eficiencia en los procesos de fabricación. Este es, en definitiva, un autoclave inteligente, capaz de controlar automáticamente el calentamiento en sus distintas modalidades, la presurización con aire o vapor saturado, el mantenimiento de los valores de vacío, presión y temperatura durante el curado y el posterior enfriamiento y despresurización, permitiendo controlar y parametrizar cada una de las fases de fabricación. Todo ello nos permite conseguir un caucho vulcanizado óptimo, tanto en acabados como en propiedades.

    No sólo es importante el control y análisis de estos valores (presión, vacío o temperatura) durante el ciclo, sino también después del mismo; gracias al estudio de todos los datos recogidos durante el proceso realizado en el interior del autoclave, es posible detectar posibles puntos de mejora y optimizar el ciclo al máximo. A través de un sistema de control desarrollado íntegramente por la compañía a través de sus departamentos eléctrico y de software, Olmar ofrece a sus clientes unas prestaciones optimizadas, y mediante su innovadora tecnología de informes, el control y análisis de datos más preciso del mercado internacional, haciendo una firme apuesta por el desarrollo de la llamada “Industria 4.0” y aplicando todas las innovaciones disponibles en sus autoclaves.

    En definitiva, Olmar ha centrado sus esfuerzos en crear un autoclave “inteligente”, focalizando sus desarrollos en los campos de la eficiencia energética, la usabilidad, el control predictivo y el bajo mantenimiento.

    Su software de control OCS (Olmar Control System) integra todas estas funcionalidades reduciendo los costes de consumo del autoclave, mejorando su productividad y optimizando cualquier tarea de mantenimiento periódica a realizar. Gracias a su alta conectividad y a la incorporación de las soluciones más avanzadas en conexión remota, nuestro servicio técnico ofrece un soporte de primer nivel en cualquier país del mundo.

    Todo ello englobado en una estructura empresarial sólida, de tradición familiar y a la vez flexible y ágil, capaz llevar a cabo todo el proceso de fabricación “in house”; una compañía centrada en la búsqueda continua de innovación y crecimiento. Así lo demuestra su nueva división de “Tecnología aditiva en frío” (Cold Spray), un concepto revolucionario nacido de nuestra inversión en I+D.

     

    GENERADORES DE VAPOR OLMAR

    Olmar es hoy en día líder mundial en la fabricación de autoclaves para caucho. Dicho liderazgo se basa principalmente en la combinación de ingeniería tradicional e innovadora y en un conocimiento profundo, tanto del autoclave como del proceso.

     

    En este campo, Olmar tiene además una ventaja importante con respecto a sus competidores: su conocimiento y capacidad productiva en lo que a generadores de vapor se refiere, con más de 1000 referencias y 50 años de historia.

    En este sentido, les recomendamos visitar nuestra sección dedicada a “Generadores de vapor” (Steam Boilers), dónde encontrarán las diferentes gamas de caldera que fabricamos, con producciones que van desde los 100 kgs/h hasta los 30,000 kgs/h.

    Además, Olmar tiene capacidad para ofrecer opcionalmente a sus clientes una solución “llave en mano” que incluye todos los sistemas auxiliares que complementan el autoclave / generador de vapor para vulcanizado de caucho:

    • Sistemas de carga manuales, semiautomáticos u automáticos.
    • Silenciador para bajas emisiones sonoras durante la despresurización
    • Hardware y sensores para monitorización de procesos

    La posibilidad de seleccionar un único proveedor, tanto para el autoclave como para sus equipos auxiliares, facilita las comunicaciones y la integración de todos ellos, así como una mayor probabilidad de éxito en el resultado final del proyecto.

     

    VEHÍCULOS PESADOS Y DE PASAJEROS EN EL SECTOR AUTOMÓVIL: SECTOR PRINCIPAL EN EL USO DE AUTOCLAVES PARA VULCANIZADO DE CAUCHO

    La experiencia de la compañía, avalada por miles de referencias internacionales y clientes de primer nivel, ha ido aumentando a lo largo de los años basándose en valores como la excelencia, el esfuerzo y la innovación constante. Empresas líderes como Michelin, Bridgestone, Continental, Siemens o Hutchinson entre muchos otros han confiado en los autoclaves Olmar para desarrollar algunos de sus proyectos más importantes, en productos que ofrecen las soluciones más avanzadas para el sector del automóvil, de la energía eléctrica, etc. Prueba de ello son los numerosos procesos en los que se utilizan e integran los autoclaves y los sistemas de control Olmar.

    Olmar está presente en todos ellos, participando de manera activa en proyectos actuales y disruptivos que cambiarán nuestro futuro, aportando esfuerzo, excelencia e innovación en soluciones tecnológicas para la fabricación de autoclaves para vulcanización de caucho nunca vistas hasta ahora. Nuestro software de control OCS, considerado actualmente la aplicación más avanzada para el tratamiento del caucho, sitúa a  Olmar como empresa de referencia internacional en un mercado mundial cada día más competitivo.

    El aumento del consumo y de la producción de neumáticos son sin duda tendencias al alza,  que definen un mercado en el que las cifras de negocio a título individual de las grandes compañías superan los 20.000 millones de euros.

    Olmar es hoy en día un partner de confianza para afrontar este desafío en cualquier país del mundo.

     

    REFERENCIAS EN EL MUNDO

    La presencia de más de 1500 autoclaves Olmar en 150 países constituye hoy en día una historia de éxito, y una herencia que se transmite de generación en generación (hoy en día Olmar es una empresa familiar de cuarta generación).

    Todo ello se acompaña  de las últimas certificaciones internacionales, tanto a nivel de fabricación, como de procedimientos y calidad, disponiendo entre otros de los sellos CE (Europa), ASME (América y Asia), SELO (China), JIS (Japón), Etc.

     

    EL FUTURO, UNA NUEVA GENERACIÓN DE AUTOCLAVES

    En este prometedor escenario de crecimiento y nuevos desafíos, Olmar se afianza como una empresa de referencia mundial, presentando sus equipos y soluciones tecnológicas como una garantía de máxima calidad y eficiencia para afrontar los retos de la industria en los próximos años.  Gracias a la experiencia adquirida a lo largo de sus más de 75 años de historia y a un equipo de técnicos expertos altamente cualificados, la compañía afronta estos nuevos retos con la seguridad y confianza necesarias para dar respuesta a las necesidades de sus clientes en todo el mundo.

    Olmar, your partner for the future.

    MÁS INFORMACIÓN

    PRODUCTOS / AUTOCLAVE PARA VULCANIZACIÓN DE CAUCHO / GOMA / AUTOCLAVES Y CAUCHO / GOMA

    El uso del caucho vulcanizado en las industrias más tecnológicamente avanzadas se ha generalizado a lo largo de los últimos años, pasando de un descubrimiento accidental a una industrialización sin precedentes en el sector automovilístico a comienzos del siglo XX.

    Repasemos brevemente su historia: durante una noche de 1839, Charles Goodyear dejó caucho natural mezclado con azufre en una placa caliente; a la mañana siguiente, dicho caucho se había convertido en goma elástica, habiendo realizado el primer ciclo de curado de caucho de la historia. Dicho proceso fue patentado por el Sr. Goodyear en el año 1843 (pero también por el Sr. Thomas Cook en el Reino Unido, originando distintas teorías acerca de su invención).

    Dado que el calor y el azufre se habían relacionado con el dios Vulcano, dicho proceso pasó a llamarse vulcanización.

    Ilustración 1La fragua de Vulcano (D. Velázquez)

    La vulcanización en autoclave es un proceso químico aplicado al caucho y otros compuestos naturales con propiedades elastoméricas, que permite aumentar su elasticidad y disminuir su plasticidad, mejorando así sus propiedades mecánicas, físicas y de rendimiento tales como su dureza, viscosidad y resistencia (principalmente a la tracción y a la intemperie).

    Los autoclaves para vulcanización Olmar (ATV) permiten acelerar estos procesos, permitiendo convertir de manera segura y óptima el caucho natural y el plástico (caucho sintético) en piezas y productos curados.

    Con aplicación en infinidad de sectores y procesos industriales, el crecimiento exponencial del del caucho curado en autoclave se encuentra principalmente determinado por su uso en:

    • El recubrimiento y la reparación de neumáticos para vehículos pesados, tales como camiones y vehículos todoterreno (OTR – Off Road Tires)
    • El recubrimiento y la reparación de cubiertas de neumáticos para vehículos de pasajeros (SBR – caucho estireno butadieno)
    • El recubrimientos de rodillos en cintas transportadoras
    • El recubrimiento de rodillos en imprentas
    • La fabricación de burletes de goma para la automoción, la industria aeronáutica y la naviera, manguitos de radiador, cables y capuchones de bujía (Caucho EPDM)
    • Aplicaciones eléctricas tales como el aislamiento de cables de alta tensión
    • El revestimiento de cables de alta temperatura
    • La fabricación de mangueras y mangas de goma de baja, media y alta presión
    • La fabricación de cubiertas protectoras de goma en las que la resistencia térmica al ozono, a la intemperie, a sustancias químicas corrosivas o aceites son propiedades esenciales.
    • El curado de sellos y juntas (O-rings)
    • Otros como alfombrillas, botas, etc.

    Estos productos, mejorados gracias al proceso de tratamiento en autoclave, serán utilizados en condiciones abrasivas y/o en ambientes extremadamente corrosivos, longrándose de esta manera aumentar su ciclo de vida y mejorar su rendimiento. Por lo general,  este resultado no se puede alcanzar mediante un moldeo por compresión estándar basado en prensa.

    Los autoclaves para vulcanización de caucho fabricados por Olmar (denominados “ATV”) destacan no sólo por su alto nivel de desarrollo tecnológico, sino por su fiabilidad y durabilidad, que garantizan el mejor funcionamiento y los mayores niveles de eficiencia durante toda su vida útil. La aplicación del caucho en elementos de fabricación cada vez más críticos ha traído consigo un aumento exponencial en la exigencia de los test de control, fatiga y medida de estos equipos. Sólo los autoclaves más avanzados son capaces de garantizar los niveles de homogeneidad y los ciclos demandados por la industria, por lo que resulta cada vez más importante la inversión en I+D y la constante mejora de los mismos.

    En este sentido, desde el inicio de su actividad dentro de este sector (la empresa tuvo la representación de Uniroyal para España durante más de 15 años en la década de los 70), Olmar dedica una gran parte de sus recursos en I+D a la investigación de las posibilidades de estos nuevos materiales, siendo una compañía de referencia a nivel nacional e internacional en su estudio y aplicación industrial.

     

    CICLO PARA VULCANIZACIÓN DE CAUCHO

    Como hemos indicado, el caucho es básicamente un elastómero que puede ser de origen natural o sintético (realizado en petroquímicas por síntesis química), y que posteriormente se vulcaniza en un autoclave para la mejora de sus propiedades físicas y estructurales.

    En un ciclo estándar, una vez introducido en el autoclave, el caucho debe alcanzar  una temperatura de 170ºC (350ºF) y una presión de 6 BarG (90 psi), permaneciendo a esa temperatura y presión durante un tiempo preestablecido. Estas condiciones podrán variar en función del tipo de caucho y su aplicación.

    Es esencial definir correctamente con el proveedor el tiempo máximo en el que queremos alcanzar esas condiciones de temperatura y presión, optimizando así la productividad que esperamos de nuestro autoclave. Estos datos son esenciales  a la hora de comparar y alinear diferentes equipos y elegir el más adecuado para nuestro proceso.

    La variedad de ciclos existentes para la vulcanización del caucho conlleva la existencia de una gran cantidad de tipos de autoclaves diferentes en lo relativo a:

    • Dimensiones: Olmar ofrece autoclaves con un diámetro Ø útil desde 500 mm. a 10,000 mm. , y longitudes de 1,000 mm. a 60,000 mm.
    • Temperaturas y presiones máximas de trabajo (hasta 482ºF) y 21 BarG (300 psi)
    • Materiales: acero al carbono, acero inoxidable o combinación de materiales disimilares
    • Disposición: horizontal o vertical

    Las fases más habituales a seguir durante un ciclo de vulcanizado son las siguientes:

    1 | Calentamiento y presurización

    Los medios de calentamiento y presurización a utilizar en el interior del autoclave están condicionados por la naturaleza del caucho a vulcanizar y su finalidad, existiendo cuatro modalidades principales:

    • Vapor directo: mediante la introducción directa de vapor saturado a la cámara del autoclave (Olmar también es un fabricante de referencia de calderas de vapor, con más de 1000 referencias en el mundo y >75 años de experiencia)
      • En estos ciclos, la presurización puede ser correlativa a la temperatura del vapor, o realizada de manera independiente mediante la introducción de aire comprimido.
    • Calentamiento indirecto mediante la introducción de vapor o aceite térmico en un intercambiador situado dentro del autoclave, recirculando el aire caliente interior mediante una turbina y su motor.
      • En este caso, la presurización se realiza de manera independiente mediante la introducción de aire comprimido en el autoclave.
      • El uso de aire caliente en lugar de vapor permite evitar el contacto directo del caucho con el vapor, minimizando infiltraciones de humedad y logrando así una mayor adherencia del caucho vulcanizado.
    • Calentamiento indirecto mediante resistencias eléctricas, recirculando el aire interior del autoclave mediante una turbina y su motor.
      • En este caso, la presurización se realiza de manera independiente mediante la introducción de aire comprimido en el autoclave.
      • El uso de aire caliente en lugar de vapor permite evitar el contacto directo del caucho con el vapor, minimizando infiltraciones de humedad y logrando así una mayor adherencia del caucho vulcanizado.
    • Calentamiento mixto con vapor directo | indirecto: Un autoclave desarrollado por Olmar para poder trabajar con lo mejor de ambas tecnologías en cada momento, según necesidades.

     

    2 | Fase de estabilización

    Una vez alcanzadas dichas condiciones objetivo (temperatura y presión de trabajo), deberemos mantenerlas durante el tiempo mínimo establecido durante la fase de estabilización, que se realiza de manera totalmente automática gracias al sistema de control OCS (Olmar Control System) equipado con tecnología PLC Siemens o Allen Bradley.

     

    3 | Enfriamiento

    Al igual que en la fase de calentamiento, los medios de enfriamiento y despresurización a utilizar en el interior del autoclave están condicionados por la naturaleza del caucho a vulcanizar y su finalidad, existiendo tres modalidades principales:

    • Enfriamiento natural: el autoclave se enfría de manera natural a medida que se extrae el vapor de su interior.
      • En algunos casos, es necesario compensar esa despresurización mediante la introducción de aire comprimido para garantizar un acabado óptimo del producto.
    • Enfriamiento mediante ducha o spray: el autoclave se enfría mediante agua introducida desde la parte superior del autoclave y rociada sobre el producto mediante ducha o spray.
    • Enfriamiento indirecto: este sistema se basa en la introducción de agua fría en un intercambiador situado dentro del autoclave, recirculando mediante una turbina y su motor el aire en el interior del equipo.

     

    TIPOS DE CICLOS PARA VULCANIZACIÓN DE NEUMÁTICOS

    1| Mediante vapor directo

    Una vez cargado el autoclave, se introduce el vapor saturado a presión sometiendo a los neumáticos a las condiciones de temperatura y presión programadas.

    2| Mediante calentamiento indirecto

    En este tipo de ciclo, cada neumático está enfundado en un «envelope” (cubierta de caucho) que a su vez posee una válvula por la que es posible introducir aire comprimido para presionar el mismo.

    Una vez cargado el autoclave, se conectan las mangueras a los envelopes para poder aportarles presión durante el ciclo.

    Como hemos explicado anteriormente, en este caso el aire caliente se obtiene a través de la recirculación de vapor o aceite térmico en un intercambiador, o también mediante resistencias eléctricas. A medida que aumenta la temperatura interior hasta 125ºC  (290ºF), se inflan los envelopes que llevan dentro los neumáticos y se introduce presión al autoclave (con una diferencia de 2.1 BarG (30psi), hasta que la cámara llega a una presión de 5,5 BarG (80 psi) y los neumáticos a 8 BarG (115 psi).

    En ese momento se presuriza el envelope que cubre el neumático hasta 4,2 BarG (60 psi); esta presión se denomina generalmente “tercera presión” y garantiza un pegado óptimo y mejor acabado del neumático.

    Esta parte del proceso suele tener una duración aproximada de 120 a 150 minutos.

    Una vez finalizadas las etapas anteriores, se procede a despresurizar en el orden siguiente:

    • Tercera presión
    • Presión del neumático
    • Presión del autoclave

     

    EL AUTOCLAVE “INTELIGENTE”, UN SOFTWARE DE CONTROL REVOLUCIONARIO

    La precisión y la fiabilidad son factores fundamentales dentro de los procesos de fabricación del caucho. Debido a los altos niveles de exigencia de los sectores del automóvil y de la construcción, es necesario realizar un seguimiento y control exhaustivos de todos los procesos que tienen lugar dentro del autoclave. En este sentido, Olmar ha desarrollado el software más avanzado del mundo para autoclaves de vulcanización de caucho, cumpliendo así con sus objetivos de digitalización y eficiencia en los procesos de fabricación. Este es, en definitiva, un autoclave inteligente, capaz de controlar automáticamente el calentamiento en sus distintas modalidades, la presurización con aire o vapor saturado, el mantenimiento de los valores de vacío, presión y temperatura durante el curado y el posterior enfriamiento y despresurización, permitiendo controlar y parametrizar cada una de las fases de fabricación. Todo ello nos permite conseguir un caucho vulcanizado óptimo, tanto en acabados como en propiedades.

    No sólo es importante el control y análisis de estos valores (presión, vacío o temperatura) durante el ciclo, sino también después del mismo; gracias al estudio de todos los datos recogidos durante el proceso realizado en el interior del autoclave, es posible detectar posibles puntos de mejora y optimizar el ciclo al máximo. A través de un sistema de control desarrollado íntegramente por la compañía a través de sus departamentos eléctrico y de software, Olmar ofrece a sus clientes unas prestaciones optimizadas, y mediante su innovadora tecnología de informes, el control y análisis de datos más preciso del mercado internacional, haciendo una firme apuesta por el desarrollo de la llamada “Industria 4.0” y aplicando todas las innovaciones disponibles en sus autoclaves.

    En definitiva, Olmar ha centrado sus esfuerzos en crear un autoclave “inteligente”, focalizando sus desarrollos en los campos de la eficiencia energética, la usabilidad, el control predictivo y el bajo mantenimiento.

    Su software de control OCS (Olmar Control System) integra todas estas funcionalidades reduciendo los costes de consumo del autoclave, mejorando su productividad y optimizando cualquier tarea de mantenimiento periódica a realizar. Gracias a su alta conectividad y a la incorporación de las soluciones más avanzadas en conexión remota, nuestro servicio técnico ofrece un soporte de primer nivel en cualquier país del mundo.

    Todo ello englobado en una estructura empresarial sólida, de tradición familiar y a la vez flexible y ágil, capaz llevar a cabo todo el proceso de fabricación “in house”; una compañía centrada en la búsqueda continua de innovación y crecimiento. Así lo demuestra su nueva división de “Tecnología aditiva en frío” (Cold Spray), un concepto revolucionario nacido de nuestra inversión en I+D.

     

    GENERADORES DE VAPOR OLMAR

    Olmar es hoy en día líder mundial en la fabricación de autoclaves para caucho. Dicho liderazgo se basa principalmente en la combinación de ingeniería tradicional e innovadora y en un conocimiento profundo, tanto del autoclave como del proceso.

     

    En este campo, Olmar tiene además una ventaja importante con respecto a sus competidores: su conocimiento y capacidad productiva en lo que a generadores de vapor se refiere, con más de 1000 referencias y 50 años de historia.

    En este sentido, les recomendamos visitar nuestra sección dedicada a “Generadores de vapor” (Steam Boilers), dónde encontrarán las diferentes gamas de caldera que fabricamos, con producciones que van desde los 100 kgs/h hasta los 30,000 kgs/h.

    Además, Olmar tiene capacidad para ofrecer opcionalmente a sus clientes una solución “llave en mano” que incluye todos los sistemas auxiliares que complementan el autoclave / generador de vapor para vulcanizado de caucho:

    • Sistemas de carga manuales, semiautomáticos u automáticos.
    • Silenciador para bajas emisiones sonoras durante la despresurización
    • Hardware y sensores para monitorización de procesos

    La posibilidad de seleccionar un único proveedor, tanto para el autoclave como para sus equipos auxiliares, facilita las comunicaciones y la integración de todos ellos, así como una mayor probabilidad de éxito en el resultado final del proyecto.

     

    VEHÍCULOS PESADOS Y DE PASAJEROS EN EL SECTOR AUTOMÓVIL: SECTOR PRINCIPAL EN EL USO DE AUTOCLAVES PARA VULCANIZADO DE CAUCHO

    La experiencia de la compañía, avalada por miles de referencias internacionales y clientes de primer nivel, ha ido aumentando a lo largo de los años basándose en valores como la excelencia, el esfuerzo y la innovación constante. Empresas líderes como Michelin, Bridgestone, Continental, Siemens o Hutchinson entre muchos otros han confiado en los autoclaves Olmar para desarrollar algunos de sus proyectos más importantes, en productos que ofrecen las soluciones más avanzadas para el sector del automóvil, de la energía eléctrica, etc. Prueba de ello son los numerosos procesos en los que se utilizan e integran los autoclaves y los sistemas de control Olmar.

    Olmar está presente en todos ellos, participando de manera activa en proyectos actuales y disruptivos que cambiarán nuestro futuro, aportando esfuerzo, excelencia e innovación en soluciones tecnológicas para la fabricación de autoclaves para vulcanización de caucho nunca vistas hasta ahora. Nuestro software de control OCS, considerado actualmente la aplicación más avanzada para el tratamiento del caucho, sitúa a  Olmar como empresa de referencia internacional en un mercado mundial cada día más competitivo.

    El aumento del consumo y de la producción de neumáticos son sin duda tendencias al alza,  que definen un mercado en el que las cifras de negocio a título individual de las grandes compañías superan los 20.000 millones de euros.

    Olmar es hoy en día un partner de confianza para afrontar este desafío en cualquier país del mundo.

     

    REFERENCIAS EN EL MUNDO

    La presencia de más de 1500 autoclaves Olmar en 150 países constituye hoy en día una historia de éxito, y una herencia que se transmite de generación en generación (hoy en día Olmar es una empresa familiar de cuarta generación).

    Todo ello se acompaña  de las últimas certificaciones internacionales, tanto a nivel de fabricación, como de procedimientos y calidad, disponiendo entre otros de los sellos CE (Europa), ASME (América y Asia), SELO (China), JIS (Japón), Etc.

     

    EL FUTURO, UNA NUEVA GENERACIÓN DE AUTOCLAVES

    En este prometedor escenario de crecimiento y nuevos desafíos, Olmar se afianza como una empresa de referencia mundial, presentando sus equipos y soluciones tecnológicas como una garantía de máxima calidad y eficiencia para afrontar los retos de la industria en los próximos años.  Gracias a la experiencia adquirida a lo largo de sus más de 75 años de historia y a un equipo de técnicos expertos altamente cualificados, la compañía afronta estos nuevos retos con la seguridad y confianza necesarias para dar respuesta a las necesidades de sus clientes en todo el mundo.

    Olmar, your partner for the future.