THE MOST ADVANCED TECHNOLOGY

Los autoclaves Olmar ATC para tratamiento de materiales compuestos (composites) son considerados los equipos más avanzados a nivel técnico y de diseño, ya que se utilizan en los sectores con mayor inversión en investigación y desarrollo de nuevos materiales como la aeronáutica o la ingeniería aeroespacial.

La aparición de estos nuevos materiales ha supuesto un enorme avance en muchos de estos sectores: la industria aeronáutica (con los nuevos A380 / A350) la Formula 1, el sector aeroespacial (cohetes, satélites), el equipamiento deportivo (material de ski, tablas de surf), de construcción (carcasas, vigas estructurales), etc. Todos ellos han introducido componentes fabricados con materiales compuestos como las fibras de vidrio, las aramidas, poliamidas, polímeros y plásticos especiales.

La consolidación de los composites se realiza mediante ciclos de calentamiento y enfriamiento de los mismos a una presión determinada, con parámetros variables en función de su composición y las características que se desee obtener en cada proceso. El nuevo software OCS de Olmar permite controlar, estudiar y actuar sobre todas las variables del proceso en tiempo real, garantizando un resultado óptimo en cada ciclo.

PRODUCTOS / AUTOCLAVE PARA MATERIALES COMPUESTOS (COMPOSITES)

MATERIALES COMPUESTOS (COMPOSITES) Y AUTOCLAVES

Los materiales compuestos (también llamados “composites”) se han convertido en una solución tecnológica e industrial demandada en todo el mundo, tanto por grandes empresas como por pequeños fabricantes. Con aplicación en infinidad de proyectos y procesos industriales, el uso de composites está desbancando día a día materiales tan habituales como el acero o el aluminio, dados los enormes beneficios que conlleva su uso en muy diversos campos. Desde el inicio de su actividad dentro de este sector, Olmar dedica una gran parte de sus recursos e I+D a la investigación de las posibilidades de estos nuevos materiales, siendo una empresa de referencia a nivel nacional e internacional en su estudio y aplicación industrial.

Los autoclaves y hornos para tratamiento de materiales compuestos fabricados por Olmar (denominados “ATC”) destacan no sólo por su alto nivel de desarrollo tecnológico, sino por su fiabilidad y durabilidad, que garantizan el mejor funcionamiento y los mayores niveles de eficiencia durante toda su vida útil. El uso de materiales compuestos en elementos de fabricación cada vez más críticos como partes estructurales de aviones y aeronaves, satélites y lanzaderas en el campo aeroespacial, chasis y accesorios en la industria automovilística, o el desarrollo de componentes ligeros y ultraligeros en helicópteros y drones no tripulados, ha traído consigo un aumento exponencial en la exigencia de los test de control, fatiga y medida de estos equipos. Sólo los autoclaves y hornos para curado de materiales compuestos más avanzados son capaces de garantizar los niveles de homogeneidad y los ciclos demandados por la industria, por lo que resulta cada vez más importante la inversión en innovación e investigación, así como la constante mejora del rendimiento y de la operatividad de dichos equipos.

EL AUTOCLAVE “INTELIGENTE”, UN SOFTWARE DE CONTROL REVOLUCIONARIO

La precisión y la fiabilidad son factores fundamentales dentro de los procesos de fabricación de las piezas de material compuesto. Debido a los altos niveles de exigencia que han de cumplir estas piezas antes de ser instaladas como producto terminado, es necesario realizar un seguimiento y control exhaustivos de todos los procesos que tienen lugar dentro del autoclave. En este sentido, Olmar ha desarrollado el software más avanzado del mundo para autoclaves de curado de composites, cumpliendo así con sus objetivos de digitalización y eficiencia en los procesos de fabricación. En definitiva, un autoclave inteligente capaz de controlar automáticamente la presurización con aire o nitrógeno, las rampas de calentamiento de estos fluidos mediante el uso de baterías eléctricas o de aceite térmico de alto rendimiento, el mantenimiento de los valores de vacío, presión y temperatura (termopares) durante el curado, y el posterior enfriamiento y despresurización de los autoclaves y hornos para tratamiento de materiales compuestos, permitiendo controlar y parametrizar cada una de sus fases. No sólo es importante el control y análisis de estos valores (presión, vacío o temperatura) durante el ciclo, sino también después del mismo; gracias al estudio de todos los datos recogidos durante el proceso, es posible detectar posibles puntos de mejora y optimizar el ciclo al máximo. Gracias a un sistema de control desarrollado íntegramente por la compañía a través de sus departamentos eléctrico y de software, Olmar ofrece a sus clientes unas prestaciones optimizadas y, mediante su innovadora tecnología de informes, el control y análisis de datos más preciso del mercado internacional, haciendo una firme apuesta por el desarrollo de la llamada “Industria 4.0” y aplicando todas las innovaciones disponibles en sus autoclaves.

En definitiva, Olmar ha centrado sus esfuerzos en crear un autoclave “inteligente”, focalizando sus desarrollos en los campos de la eficiencia energética, la usabilidad, el control predictivo y el bajo mantenimiento.

Su software de control OCS integra todas estas funcionalidades reduciendo los costes de consumo del autoclave, mejorando su productividad y optimizando cualquier tarea periódica de mantenimiento a realizar. Gracias a su alta conectividad y a la incorporación de las soluciones más avanzadas en conexión remota, nuestro servicio técnico ofrece un soporte de primer nivel en cualquier país del mundo.

Todo ello englobado dentro de Olmar, una estructura empresarial sólida, de tradición familiar y a su vez flexible y ágil, capaz llevar a cabo todo el proceso de fabricación “in house” minimizando la externalización; una compañía centrada en la búsqueda continua de innovación y crecimiento como demuestra su última línea de negocio: “Olmar Additive Manufacturing”, una tecnología de aditivación metálica en frío con un concepto revolucionario nacido de nuestra inversión en I+D.

AERONÁUTICO Y AEROESPACIAL: LOS SECTORES PRINCIPALES EN EL USO DE AUTOCLAVES

La experiencia de Olmar, avalada por miles de referencias internacionales y clientes de primer nivel, ha ido aumentando durante los años basándose en valores como la excelencia, el esfuerzo y la innovación constante. Empresas líderes como Airbus Defense & Space, Airbus Helicopters, General Electric Aviation, Comac, Fokker GKN y muchas otros han confiado en los autoclaves Olmar para desarrollar algunos de sus proyectos más importantes, en programas que ofrecen las soluciones más innovadoras en sectores como el aeronáutico y el aeroespacial. Prueba de ello son los numerosos programas en los que se utilizan e integran los autoclaves y los sistemas de control de Olmar; desde la manufactura de pequeñas tablas de surf o raquetas de pádel en fibra de carbono hasta los complejos procesos de fabricación y ensamblaje de los nuevos aviones A350XWB, A320 NEO, A400 M, A380 de Airbus, el modelo 929 de COMAC o secciones del 737, 777 y 787 de Boeing entre muchos otros. Con aplicaciones tan variadas como el desarrollo de lanzaderas espaciales para el Ariane 6 (proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA)), algunos de los componentes de las escuderías más importantes de la F1 o del coche más rápido del mundo de Koenigsegg, o incluso nuevas formas de transporte de pasajeros como los llamados “taxis voladores eléctricos”; Olmar está presente en todos ellos, participando de manera activa en proyectos actuales y disruptivos que cambiarán nuestro futuro, aportando esfuerzo, excelencia e innovación en soluciones tecnológicas para autoclaves de curado de composites nunca vistas hasta el día de hoy. Nuestro software de control, considerado actualmente la aplicación más avanzada para el curado de composites, sitúa a Olmar como empresa de referencia internacional en un mercado mundial cada día más competitivo.

Quizá el campo de aplicación más visible de estas nuevas tecnologías sea el aeronáutico. Durante los últimos años del siglo XX el uso de aviones como medio de transporte se empezó a extender en todo el mundo, pero con el comienzo del Siglo XXI el crecimiento de la aviación comercial ha sido exponencial. Lejos ya de ser el lujo de antaño, el uso del avión como medio de transporte habitual se ha generalizado en casi todos los países del mundo, desde Europa a Asia o América, África u Oceanía. Esta “democratización” de la aviación comercial como medio de transporte habitual exige una respuesta sin precedentes en el sector aeronáutico mundial: en 2015 hubo más de 3 billones de pasajeros; para el 2050 se estima que la cifra llegue a 6 billones. En número de vuelos 2015 terminó con un promedio de 102 mil vuelos diarios; para atender la demanda en 2050, deberán realizarse más de 300 mil vuelos al día. Si hoy la población mundial es de 7.4 billones de personas, y para 2050 se estima será de 9.7 billones, los cambios, la infraestructura y los avances tecnológicos para atender dicha demanda serán de “ciencia ficción”. El uso de composites es una pieza fundamental para poder hacer frente a este desafío, ya que se requieren aeronaves cada vez más ligeras, más eficientes y con mejores prestaciones para poder dar servicio a un número de pasajeros que no para de crecer.

EL FUTURO, UNA NUEVA GENERACIÓN DE AUTOCLAVES

En este prometedor escenario de crecimiento y nuevos desafíos, Olmar se afianza como una empresa de referencia mundial, presentando sus equipos y soluciones tecnológicas como garantía de máxima calidad y eficiencia para afrontar los retos de la industria en los próximos años. Gracias a la experiencia adquirida a lo largo de sus más de 75 años de historia y a un equipo de técnicos y expertos altamente cualificados, la compañía afronta estos nuevos retos con la seguridad y confianza necesarias para dar respuesta a las necesidades de sus clientes en todo el mundo.

Olmar, your partner for the future.

Contáctanos

Escríbenos tu consulta y te atenderemos con la mayor brevedad.

¿No es legible? Cambie el texto. captcha txt